Próstata Engrandecida

La próstata es un órgano glandular que se encarga tanto de ejercer presión al semen por la uretra como de bloquear para que la orina no salga de la vejiga durante el acto sexual, además se conecta por medio de los conductos deferentes con los testículos. 

Conforme vamos envejeciendo dicho órgano va creciendo, esto se le llama próstata engrandecida o hiperplasia prostática benigna la cual puede ser confundida con el cáncer debido a que ambos presentan vestigios similares que muchas veces resultan muy incómodos.

Síntomas de dicho padecimiento

goteo al acabar de hacer pipi: También conocido como la filtración al final de la micción, este es un síntoma claro del crecimiento glandular pues el ensanchamiento de la próstata puede afectar los ductos por los que la orina se expulsa.

incapacidad para hacer pipí: Otro vestigio de de la hiperplasia es la insuficiencia para mear ya que al agrandarse es común que los tubos anteriormente mencionados se bloqueen.

sensación de no haber acabado: Si estás orinando y sientes que no has acabado del todo pero ya no sale más pipí debes saber que esto es causado por una próstata crecida la cual afecta nuestra capacidad para vaciar por completo la vejiga al bloquear la uretra.

dolor y sangrado: Si experimentas mucho malestar al mear en el baño o peor aún, ves sangre en el retrete o en el mingitorio, estas son señales bastante evidentes de que la próstata alargada ejerce presión sobre la uretra, esto puede derivar en momentos dolorosos en el baño.

incontinencia: La próstata en hiperplasia también puede provocarte incontinencia por lo que no podrás decidir cuándo es momento de liberar la pipi, es decir, no podrás controlar tu esfínter uretral las ganas de mear te podrán sorprender en cualquier momento llegándote a orinar en los pantalones.

Orina débil: Si tienes esforzarte para que la orina salga del cuerpo, si tienes que pujar porque ves que el chorro de meada es débil tienes la próstata enferma por lo que debes visitar al médico.

Tratamiento de próstata agrandada

Existen diferentes formas de solucionar la hiperplasia prostática benigna los cuáles dependerán del médico consultado pues estos pueden ir desde la observación y vigilancia hasta opciones más extremas como la cirugía.

Si solo presentas la hiperplasia de forma leve quizás baste con cambios en los cuidados personales, para padecimientos más intermedios se suelen prescribir medicamentos y para próstatas agrandadas significativamente la cirugía suele ser la solución.

Signos que debemos de poner atención

Como ya mencionamos, los vestigios resultan reveladores aunque también hay algunos signos a los que debemos de ponerle atención como lo son los análisis clínicos de control que pueden recetarnos durante nuestros chequeos anuales.

Si te paras muchas veces al baño durante la noche o encuentras tu ropa interior (calzones, boxers, trusas) manchadas con gotas de orina o te measte son otros señales de alarma que no debemos de olvidar ya que una detección oportuna puede ser la diferencia entre un tratamiento ligero o uno más invasivo. 

Es normal padecer próstata inflamada

La próstata inflamada es un padecimiento normal en aquellos que superan el umbral de los 60 años pues conforme el cuerpo va envejeciendo también crece la próstata trayendo consigo estos síntomas que pueden ser débiles o evidentes.

No debes de sentirte mal si enfrentas este tipo de padecimiento ya que es algo normal y que tiene solución. Además debes de saber que este tipo de hiperplasia no está relacionada en lo absoluto con cáncer, aunque si se deben hacer estudios para discernir sobre cuál es el origen de los síntomas ya que estos son similares a los que presenta el cáncer.

¿Cómo tratarla naturalmente?

Además de los fármacos, la cirugía o el cambio de hábitos y cuidados personales, existen otras formas naturales que pueden servir como auxiliares en el tratamiento de la próstata alargada o inflamada.

plantas como la serenoa repens, ciruela africana, entre otras más pueden ser excelentes auxiliares en el tratamiento de la próstata crecida o alargada ya que poseen activos naturales que contribuyen en procesos como la reducción de las ganas urgentes de orinar o incluso como antinflamatorios y analgésicos, volviéndose excelentes paliativos.

Por ello no debes de sentirte mal ya que una detección oportuna puede evitarte un tratamiento más invasivo así como reducir los dolorosos y evidentes síntomas.

Usamos cookies para mejorar su experiencia. Al continuar visitando nuestro sitio, usted acepta el uso de nuestras cookies.

¡Lo tengo!