Señales que indican que necesitas terapia sexual

¡La terapia sexual no es exclusiva del que dolece mentado problema!, también ayuda a dominar mejor su cuerpo y reanimar tu vida íntima. ¡Necesitar terapia sexual no es deshonra!

Según los especialistas, falta mucho tramo por recorrer para liberarse de los quebrantos que orbitan en torno a la práctica sexual, son muchos los catedráticos que tienen como afán desmitificar el tema y exponerlo didácticamente al público, algo que sería oportuno, ¿no crees?

¿Qué es la sexología?

La sexualidad es inherente al hombre desde su origen. Esta demarcación específica estudia sistemáticamente la sexualidad desde áreas filogenéticas, ortogénicas, antropológicas, sociocultarales, etc.. A ese sector se le dio el nombre "sexología".

Además examina el proceder, raciocinio y emoción de una persona como núcleo en el acrecentamiento genital y en los aspectos fisiológicos, psicológicos, médicos, socioculturales. En la misma participan los conocimientos sobre la fornicación y la salud, previsión de enfermedades, gobierno de la natalidad, disfunciones, etcétera.

Sexo y Sexualidad

Estos dos vocablos suelen errarse con facilidad por ello debes saber qué son diferentes, ya que didácticamente el "sexo" abarca las singularidades físicas y fisiológicas opuestas entre lo femenino y lo masculino. 

Artículo relacionado: Comprar Viagra online en España

La sexualidad, sin embargo, es el ensamble afectivo, son las sensaciones, revelaciones, experiencias y el placer.

¿Qué es la terapeútica erótica?

básicamente es una forma de terapia que labora en la armonía carnal de la pareja, el autoconocimiento y el progreso en la intimidad. Tiene como empeño procurar mejoras de la sexualidad en campos físicos, espirituales y emocionales.

Además contribuye a la comunicación con la pareja. Cuando hay conflictos físicos, se sugiere una cita con el médico. A dicha terapia asiste el paciente con el propósito de mejorar su vida íntima.

¿Cuándo es ineludible la terapia sexual?

Brotede disfunciones

Citando a la organización mundial de la Salud, "la salud sexual es un estado de completo bienestar físico, emocional, mental asociado a la sexualidad y no sólo a la ausencia de enfermedades"

El médico neurólogo y psicólogo austriaco Sigmund Freud (1856-1939), considerado el padre del psicoanálisis, fue pionero en investigar las causas de las disfunciones y problemas relacionados con el sexo. Él recibía a varios adultos que se quejaban de problemas, su alternativa, entonces, fue investigar los orígenes en la infancia mediante el psicoanálisis.

Se concluyó que algunas problemáticas tienen origen en lo orgánico ya que el organismo no está funcionando como tendría. Las disfunciones sexuales femeninas incluyen: deseo sexual hipoactivo, aborrecimiento sexual, alteración del orgasmo, coitalgiaanorgasmia y vaginismo.

Las disfunciones sexuales masculinas más ordinarias son: la impotencia sexual, el trastorno de deseo sexual hipoactivo, disfunción eréctil, eyaculación precoz, disfunción eréctil psicológica, eyaculación retrógrada, eyaculación asténica, eyaculación retardada, inhibición del orgasmo masculino y dispareunia.

Artículo relacionado: Comprar Levitra genérico (Vardenafil)

En este caso, la terapia sexual es primordial para rastrear si las causas de los problemas sexuales están en el polígono orgánico. El terapeuta será el encargado de referir a los pacientes a los a médicos especialistas, como el ginecólogo, neurólogo y el urólogo. La presencia de disfunciones debe ser tratada conforme a las orientaciones médicas, en conjunto con la terapia cognitiva sexual a fin de ayudar al paciente a lidiar con las consecuencias en su vida sexual.

Presencia de dolor

Si al mantener relaciones sexuales o al robustecerse nuestro pene notamos dolor o malestar, no debemos quedarnos callados pues lo más probable es que esto sea reflejo de algún otro padecimiento por lo que debemos de decirle al médico qué es lo que sentimos para que el realice los estudios pertinentes.

Estrés en la vida personal y profesional

El estrés puede ser un gran factor en la falta de deseo sexual, ya que cuando las preocupaciones ocupan la mente, quedan poco espacio para otras áreas de la vida, y aquellas relacionadas al placer acaban siendo dejadas.